lunes, 4 de agosto de 2008

El Jockey Plaza y su falta de cultura



El Jockey Plaza: Centro Comercial sin cultura.

Pisé la Feria del Libro Internacional del Lima; esta vez, como en los últimos años realizada en C.C. Jockey Plaza. Me cobraron 2 soles por ingresar, es decir me cobraron 2 soles para acceder a la feria. Recuerdo que en la Feria del Pacífico, que hoy es el descomunal centro comercial Tottus, no se cobraba nada.

No me da cólera pagar 2 soles, pero qué implican esos 2 soles, nada de nada. Lo que encontré al interior de la Feria es lo mismo que encontré siempre: muchas casas editoras, un salón de ponencias y firmas de libros, una improvisada cafetería que puede dinamitar cualquier atisbo de inspiración literaria, muchos vendedores de libros con harta propaganda para vender y nada de sencillo para el vuelto. En resumen, no encontré nada nuevo. Estoy seguro que el Jockey se afanó bastante para poder poder ser sede de tan importante feria capitalina, seguro que se alucinan un foco cultural para la ciudad, pero en verdad lo son?, un centro cultural discrimina?, por qué el Jockey Plaza negó la entrada de tres reos del Penal Castro Castro, por qué no dejaron que los premien en su auditorio Ricardo Palma, por qué no permitieron el reconocimiento público de tres talentosos internos?


Una Feria del Libro debe de ser un espacio educativo, abierto, intelectual y comprometido con el hábito de la lectura y vanguardista a la hora crear estrategias culturales. No puede ser posible que un Centro Comercial que acoge a tan importante feria, utilice estrategias discriminatorias a personas que han logrado un triunfo literario. El argumento “son personas que representan peligro para las familias que vienen a consumir”, es uno con discriminación encubierta. Encubierta, puesto manifiesta que son peligrosos, pero en el fondo, se cocina un radical rechazo a personas acusadas de terrorismo. Si bien los internos de penales son personas que están privadas de libertad, no lo están de su derecho a no ser discriminados, no debemos de utilizar estrategias destructivas e irrazonables. La cultura debe estar abierta a todos, más aún a la gente que ha ganado un reconocimiento literario, no puede ser posible que un Centro Comercial imponga su reglamento interno a lo que la Constitución consagra como un principio ( a la no discriminación), y de esta forma volverse una feria con restricciones. Los directivos del Jockey Plaza han olvidado que el “me reservo el derecho de admisión” sólo atiende a medidas razonables (como el que una persona esté en estado de ebriedad o represente un peligro justificado), pero jamás puede vulnerar derechos de las personas.


Si la Feria del Libro se va a situar en un centro comercial inaccesible (para los que no tengan 2 soles) y discriminatorio (para aquellas personas a las que se les ha premiado por su talento), es mejor que no se realice allí. La cultura debe de utilizar estrategias edificantes y no denigratorias; sobre todo en un país que necesita, con urgencia, de las primeras.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

te gustaria q un negro de 2 metros te haga el amor o simplemente una relación sexual???

Omar Méndez I. dijo...

En realidad me gustaría que sea una negra, y que ella elija.
Pero ese asunto ya está resuelto.

eliú dijo...

Que buena respuesta Dr.!!! y quién fue el IDIOTA que pierde tiempo en preguntar sandeces?

Sobre tu post... sería un tema que de seguro me gustaria en algún momento conversarlo... plantear mi tesis en este momento, quizá no manifieste lo que realmente me gustaría decir.

Asi que dr. esperemos la conversa!


Un saludo.

La Negra dijo...

Como me comentó Israel por la mañana, por qué premiar a alguien que ha matado a personas. Definitivamente si uno se pone en el lugar de los afectados, quedaría el sentimiento de venganza y desearíamos que paguen su culpa a toda costa y lo último que quisiéramos es que sean premiados por algo.
Por otro lado si castigas lo malo, por qué no premiar lo bueno.
Como mencionas en el blog, ellos ya estan privados de su libertad pero aun tienen otros derechos.

Omar Méndez I. dijo...

El castigo que tiene esa gente es la privación de su libertad, ese es el derecho que se le limita a una persona cuando se le condena a la cárcel. Así, se le aleja de la sociedad y se le encierra, para muchos el derecho a la libertad es el más importante de todos, puesto te permite el desarrollo y actividad de otros derechos de la persona. Pero recordemos que no todas las penas son perpetuas, hay penas de 15 años por ejemplo, entonces, esa gente tendrá que retornar a la sociedad en cualquier momento; entonces, si es que hemos tenido un interno privado de libertad y sin que haga nada de nada por mejorar (y acá entra a reglar las políticas de inclusión social, recordemos que el reo en algún momento saldrá libre) tendremos a un reincidente o un frustrado.

Por eso mi necesidad de que mientras estén en la cárceles se les debe orientar a otras cosas, una de ellas puede ser la literatura, que en este caso les ha cambiado la vida, puesto los ganadores del concurso han manifestado que se dedicarán a ella. Hay que tener en cuenta que su castigo es la privación de la libertad y no hay que pensar que un “reconocimiento público” es un premio. No es un premio, es una política de inclusión a una persona que, una vez cumplida su pena, retornará a la sociedad.

Negra muchas gracias por tu comentario me ha hecho reflexionar del tema una vez más. Te podría decir que te amo!

eliú dijo...

Es que el tema, desde mi punto de vista, no es que dice o que no dice la ley, aunque estamos sumergidos en un sistema, ya desde hace siglos, que delimita a la ética.

De derecho es bien sabido que no puedo hablar, pues no estoy metido en el asunto, pero por suerte la deontología me permite al menos mirar de diferentes ángulos la problemática, si se quiere nacional.

Este es un caso puntual, un caso de discriminación. No digo que se les deba colgar del cuello para hacer pagar sus penas, se sabe que siempre el desarrollo de culpa va por dentro (eso aún es más poderoso: la autoculpa y la conciencia). Sin embargo, que te garantiza que aquellos reclusos esten en plena vía de cambio?
Solo por plantear el ejemplo que habia comentado ayer, un violador cambia? y aqui basandose en estadisticas, a nivel mundial el 98% de violadores reinciden. Un asesino cambia? se reforma realmente? es una cuestión de dejar de hacer algo? Te pregunto: podrias tu dejar la literatura? dejar de escribir? de instruirte? Venderias droga en la puerta de un colegio? creo que no, pues hay actitudes y aptitudes que responden más a la genética que a la sociedad. Freud decia que ambas cosas van relacionas, eso sin duda, pero la genetica jamas cambia y a eso me referio con gustos, preferencias, etc.

Admiro la posición de izquierda, eso desde MUY pequeño. Lo que no aguanto es la distorción de los puntos de vista, mucho menos hacer de una tendecia solialista la excusa que permita a ciertos elementos de nuestra sociedad a tomar la ley en sus manos. Mucho menos tolero que a criminales de esa magnitud se les enzalse como "heroes" discriminados. Aqui la disyuntiva me parece es netamente ética, personal y de una magitud que debe implicar catarsis.

Podria comprender realmente a los deudos por terrorismo, si es que un familiar mio no murió en manos de ellos? sería muy dificil. Legalmente me refugiaría en la ley, para tratar de hacer pagar culpas, sim embargo, lo entendería con el mismo dolor? me parece que no.

Privar de libertad debería entenderse de manera LITERAL, asi se privaría a los condenados de TODA actividad. Quizá así, si se reformen. Privar de libertad me da la impresión que no sólo se refiere a determinar un espacio físico, sino también virtual.

Y por último diría q este tema, deberiamos conversarlo sentados y con el tiempo necesario para explayar puntos de vista que sé, serian interesantes.

Dejo abierta el debate.


Saludos Dr.