miércoles, 20 de mayo de 2009

El libro de Benedetti.


Cuando estaba en primeros ciclos de universidad, mis amigos Omar L. y Alex Salas intercambiaban como locos un libro de Benedetti, se peleaban por el libro, y éste era tan bueno, que se valían de mentiras para conservarlo por más tiempo.

Ese libro alguna vez pasó por mis manos, pero no pude quedármelo, puesto mis amigos eran más hábiles para hacerse los locos con los libros. Unos estafadores!.

Es raro no haber encontrado "ese libro" entre los de literatura que, un buen día, me heredó mi amigo Omar Livia.

Recuerdo y repaso el día en que me llamó por teléfono con voz muy nerviosa: "Omar estoy botando los libros de mi casa, te los regalo"... no se trataba de libros viejos, todo lo contrario, eran libros caros y que compró con paciencia y mucho interés.

Le dije, "Omar estás loco!!, cómo vas botar tus libros???, no compadre no puedo aceptarlos". Respondió: "Bueno , entonces te aviso que los estoy dejando en una caja en la esquina de mi casa, si quieres los recoges, y si no que se los lleve el camión de la basura!!!! y cortó el demente éste!

Gracias a Dios, tomé taxi y pude encontrar la enorme caja de libros, felizmente eran aún pocos los que husmeban, asi que les arrebaté la caja entre disculpas y floros.

Desde ese día conservo todos los libros de mi amigo en mi casa, él me repite que son míos. Pero, perfectamente sabe, que no puede ser así.

Omar y yo hemos pasado momentos de flaquezas económicas, hemos sido piratas, pintores, fotógrafos y dios sabrá qué otras cosas, pero jamas hemos podido vender alguno de nuestros libros, sabemos perfectamente que los libros no merecen ser vendidos cual chancleta vieja , es inimaginable. Así la venta de uno de ellos nos haya podido arreglar el problema económico, nunca lo hemos considerado en serio. Siempre hay nuchas cosas, entre las cuales los recuerdos y el origen de ellos...

Cuando pienso en que Omar se volvió una "buena bestia" al botar sus libros, creo que no fue porque se haya vuelto en efecto una "bestia", creo que quizo cortar con el significado de sus libros, pero pensando en que estos deben ser custodiados sin ningún riesgo, me los encargó!, porque seguro un buen día los va a necesitar...

Porque entre las páginas de muchos de ellos, encontré poemas, fotos y tiempos pasados, que no me pertenecen. Porque a veces debemos regresar a los recuerdos mejor guardados y, a veces, custodiados.

2 comentarios:

martín soto florián dijo...

Te salio fina,eh!
tremendo diablo que eres!

pero tenemos que leer!
ve y vende esos libros donde el Tio Lito, y luego los puedes cambiar por otro de igual valor!
PERO TRAES PLATA!

m.

ps.- mete la cabeza,eh!

Yoha dijo...

Leo esto justo cuando debo.

Y sí algunas veces uno necesita volver a sus recuerdos, perderse en ellos, volver a sentir y recordar que son tiempos que pasaron pero que dejaron algo...

Necesariamente dejaron algo