jueves, 7 de mayo de 2009

Los secretos.


“Si no puedes guardar secretos tú mismo, no esperes que lo hagan los demás”, me dijo una amiga muy chismosa.

Esta semana he recibido dos secretos, ambos de amigos. Son esos secretos que valen la pena guardar, porque son encargos importantes y que a veces es bueno dividirlos entre más personas, seguro para que pesen menos.

He ganado dos cargas, dos secretos, pero también he ganado dos amigos más. Suficiente razón para cargar con cualquier cosa.

5 comentarios:

Sandra dijo...

somos capaces de vivir en silencio y guardar nuestros pensamientos... pero compartirlos te purifica, sin embargo, la vida te coloca a personas especiales en tu camino para compartir no solo secretos sino aquellos sentimientos y pensamientos que no te atreves a contarle a otros.

Ha veces sin pensarlo encuentras a esa persona a ese complice que te permite hacerlo...

tienes suerte de cargar esos secretos

cada uno tiene su propia mochila de secretos propios y ajenos
que cuanto pesa la tuya?

la mia creeria que bastante!, pero cuento con pocos grandes amigos q comparten el peso, muy pocos la verdad...cada vez menos!

corto pero buen post.

saludos

eliú dijo...

a veces, pesa demasiado... y sí, la carga siempre se aligera con sólo algunos.

Omar Méndez dijo...

Hey sandrita, una alegría leerte siempre.

Estoy seguro que tu mochila es grande, puesto sé que existen muchas personas que te valoramos y sabémos que eres una persona de mucha personalidad y mucha confianza, una amiga pues.

Una amiga que tengo hace como cuantos años?? 2001 dices???

Omar Méndez dijo...

Israel,


Estás con muchas catarsis diferentes y eso me gusta eh!. Veo quelas clases y confrontanción con el circo ha sido demasiado óptimo no?.

A pesar que no nos vemos qué bueno que existe esto del blog no?

Siento que estamos ahi, eres una persona muy discreta y rompes el silencio con lo que no vale la pena. Eso te hace una persona especial eh!, entiendo el por qué eres ta apreciado!, por todos eh!

Un abrazo como siempre.

eliú dijo...

nosotros nos conocemos de otra vida doctor.